Domingo, 13 Octubre, 2019

Esto, aprovechando la experiencia que ha tenido la venta en energía prepago y como opción para subsanar deudas.

El programa lleva bienestar y desarrollo a las familias del departamento con dificultad de pago, mediante el esquema de prepago, que se adapta mejor a la planeación de los ingresos y obligaciones.

“Lo que queremos hacer es que las personas, según sus ingresos diarios, compren energía como mercancía en una tienda de barrio. Por ejemplo, en estos lugares pueden conseguir desde una pastilla de chocolate hasta una cucharadita de café o lo que necesiten, con el dinero que consiguen diariamente. Con ese esquema, podrán comprar una hora, dos o hasta tres días de energía”, afirma Beatriz Castaño, subgerente Comercial de Transmisión y Distribución Energía de EPM.

Básicamente, el programa está dirigido a las familias que se encuentran desconectadas o en riesgo de desconexión. Un ejemplo de ello son las personas que están atrasadas en el pago de dos o más facturas, o que piden que se les refinancie la deuda.

Por lo general, esto sucede en los estratos 1 y 2. Sin embargo, es de resaltar que las personas de los demás estratos, pueden acceder al servicio de acuerdo con su interés y sus necesidades.

Hoy, el programa se encuentra activo en todas las comunas y corregimientos de Medellín, y también en los municipios de Envigado, Barbosa, Bello, Copacabana, Itagüí, Girardota, La Estrella, Sabaneta y Caldas, entre otros, y se piensa extender a las demás poblaciones del departamento de forma gradual y dependiendo de la logística que se tiene proyectada para ello.

“La iniciativa nació luego de realizar un análisis del mercado que existe actualmente. Vimos que muchas de las familias entraban y salían frecuentemente, por lo que se consideró buscar una solución estructural y un esquema que más se ajustará a sus bolsillos.

Para los estratos 1 y 2, no todos los costos que llegan en la factura son factibles de pago, por lo que una de las mejores medidas que se tomó fue la de fraccionarla para que tengan un consumo de acuerdo con sus necesidades”, anota Castaño.

Así, los clientes podrán controlar sus consumos de energía y si no se pasan de los límites requeridos, aprovechar al máximo los subsidios que les otorga la ley. Por ejemplo, el estrato 1 se beneficia con el 60 por ciento y el estrato 2 con el 50 por ciento.

De hecho, los usuarios pueden comprar energía con pocos pesos y, a la vez, pagar las deudas que tienen con la empresa a través de ese método, ya que el 10 por ciento se dirigirá a sus cuentas.

“Los últimos estudios muestran que los estratos 1 y 2 compran tarjetas de 2.000 pesos, normalmente, los cuales le pueden suplir el servicio de 3 a 5 días, dependiendo del consumo en cada caso. En la actualidad, se ha encontrado que llegan a los 100 y 120 kilovatios mensuales”, afirma la subgerente comercial de Transmisión y Distribución Energía de EPM.

juan F. Villegas

0 Comments

Leave a Comment

SÍGUENOS

INSTAGRAM

Advertisement

img advertisement
Bitnami