Miércoles, 20 Noviembre, 2019

Por José Edgar Castaño

 

¡ Por fin pero todavía no es el final de esta historia…!

Hoy comenzamos la revisión de estrategias y métodos para contrarrestar o disolver el miedo; inicialmente desde un enfoque dual, es decir, lo que la industria y la literatura del comportamiento nos trae día a día, hasta el día de ayer… Podrá resultar un poco repetitivo para algunos lectores, pero para el beneficio de la mayoría voy a repasarles la información más relevante.

Sustentado en una amplia revisión de los recursos existentes podría sugerir seis (6) “formas” diferentes para el propósito fundamental de disuadir nuestros miedos.

En esta entrega ( Parte 3a/3) revisaremos las primeras tres (3) formas y en la siguiente publicación del blog las restantes ( Parte 3b/3).

No obstante, la verdadera aportación de mi posición de observación cuántica sobre esta fenomenología, la encontraremos cuando desarrollemos la parte siete (7), ( Parte 3c/3), que es una aportación en el ahora, con contenido e información que es “inédito y con sello de autoría personal”. Es así que al final de la revisión de las 7 formas, habremos obtenido la capacidad y el contraste necesarios para impactar la dotación neurobiológica y auto permitirnos cambios puntuales relacionados con estos programas.

(Métodos tradicionales vs métodos cuánticos)

En las entregas anteriores hemos definido claramente qué es el miedo, cual es su función, su propósito y qué condiciones suelen atraerlo o reducirlo. La literatura y las ciencias del comportamiento tienen una nutrida información concerniente a las maneras de confrontarlo. Que el resultado sea exitoso o no, depende de las personas que las experimentan.

Desde un moderno punto de observación, de interpretación y de actuación cuántica, las cosas relacionas con esta emoción de miedo interferente, se presentan muy diferentes y de paso más amigables. Y sus implicaciones son decididamente contundentes y a nuestro favor:

* No tener que consumir medicamentos sedantes o tranquilizantes;

* No tener que acostarse en el diván de los psicoanalista, o sentarse en las butacas de los psicólogos,

* No tener que asistir a intensos seminarios y talleres para autoayuda que la industria del comportamiento ofrece por doquier,

* No depender de gitanas, chamanes y hechiceros,

* No tener que ir a ninguna parte en forma física, y poder trabajar nosotros mismos en la “transformación del miedo”, permaneciendo en la oficina o en el hogar.

Así que vamos a enfocarnos en estas 3 primeras formas para contrarrestar el miedo; todas son opciones que ya existen, que fueron creadas en el ayer y que a veces ejercen una influencia positiva dentro de la estrategias adoptadas para vencer miedos.

Tienen en común un enfoque mecanicista, de causa y de efecto, y son diferentes al planteamiento cuántico de la realidad, porque se basan en la finalidad de disipar, contrarrestar o de destruir al miedo como experiencia.

Los miedos “desbordados” como programas maliciosos, inoportunos e interferentes que son, están soportados en estructuras virtuales y hacen parte de las Representaciones Mentales que componen nuestros archivos de memoria. Su componente esencial es la energía, de la cual sabemos que no se destruye o desaparece y en cambio sí se puede transformar.

Forma 1/7

Inducir cambios bioquímico en el cuerpo.

La actividad física causa un definitivo impacto biológico, porque se convierte en un potente inductor para la producción de sustancias bioquímicas y algunas hormonas que “contrarrestan naturalmente la emoción del miedo”. Debe hacerse de manera decidida y vigorosa, aunque manteniendo respecto por la capacidad funcional de cada quién con relación a su edad, sexo y estado de salud.

Es así como se reconoce dentro de la medicina deportiva su efecto calmante conveniente para sobrellevar el estrés de los deportistas de desempeño de élite.

El miedo hace que el cuerpo produzca algunas sustancias como el cortisol, la adrenalina y la noradrenalina. Éstas al inundar el torrente circulatorio pueden llegar a todos los rincones del cuerpo, trasformando la fisiología de serenidad y de relajación, en un expresión o estado de “máxima alerta y preparación para la lucha o la competencia”.

En contraposición el ejercicio, decidido y vigoroso, hace que el cuerpo produzca y libere en la sangre endomorfinas, que son sustancias naturales que causan una inmediata sensación de bienestar, supresión moderada del dolor y de serenidad, aunque de forma pasajera. Este programa de producción de sustancias hace parte de los contenidos de la Mente Inconsciente y son parte de la dotación neurobiológica necesaria para la supervivencia.

Tras el efecto benéfico de las endomorfinas, que suprime el estrés, la fatiga y el dolor, se causa inmediatamente un reajuste en el nivel de energía con lo cual recuperamos la capacidad de enfoque, optimización y racionalización de las tareas.

Todavía más, hacer ejercicio como parte fundamental de la agenda diaria causa que el nivel de energía aumente y se mantenga alto. Sumado al efecto sedante, éste incremento se constituye en una importante reserva para dedicarla a los procesos de innovación y compeencia. Todavía más, el ejercicio hace que el desgaste muscular y el reemplazo del tejido muscular por tejido adiposo que acompaña a los adultos mayores, se retrase en el contexto de un plan de ejercicio diario conveniente. Por tanto la capacidad de movernos se mantiene por mayor tiempo si nos comparamos con las personas mas sedentarias.

Con endomorfinas en el torrente circulatorio y con un nivel de energía apropiado, de seguro cambiara el enfoque en los procesos mentales, porque la base del pensamiento se apoya en una biología robusta y competente, con rasgos de capacidad, felicidad y excelencia en lo que se decide hacer.

Cuando tratemos de los recursos cuánticos para contrarrestar el miedo aprenderemos una técnica para liberar y activar dopamina, que es una poderosa sustancia del tipo neuro transmisor que se produce dentro del cerebro y que propicia estados de máxima desempeño.

Forma # 2/7.

El presente es el único lugar posible que existe realmente : El pasado ya pasó y el futuro aún no ha llegado.

Un estado de “bucles” y permanencia en el pasado (arraigado en los recuerdos con la fórmula “todo tiempo pasado fue mejor”) se constituye en un obstáculo para gerenciar las oportunidades del presente. Causa liberación de sustancias con acción sobre el estado de ánimo muy negativas que nos abocarán a una experiencia de miedo irracional a las cosas nuevas. Porque se activa un patrón de “descalificar” los resultados de las experiencias del pasado, y nos permitimos – lamentablemente- proyectar esta desconfianza en el campo del futuro.

Mantenernos anclados en el presente, fundamentalmente, es una poderosa herramienta para desvanecer el miedo. Así que cuando te asalten pensamientos de miedo, ve a tu bitácora y ajústate a tu plan de tareas y prosigue realizando lo que te conviene hacer, sobre el cúmulo de objeciones de tu saboteador diálogo interno.

El presente es el único lugar donde es posible realizar cosas. Es la proyección mental al futuro, en forma desordenada “ y sin estrategias” la que nos aparte del presente real.

Entonces sostente en el momento presente y no te sientas forzad@ a proyectarte en el futuro sin estar armad@ para hacerlo. Edifica tu futuro en un plan razonable, posible, pero solo eso. Luego entra en la acción y desarrolla las tareas, sin condición por el resultado: Si las cosas salen bien…¡ perfecto y si no, también perfecto! . Analízalo así: cualquiera que sea el resultado es sólo eso; podría ser bueno, regular o malo. Esos calificativos no importan porque la experiencia en la que entraste para averiguar dicho resultados, será tu guía y maestra en las nuevas acciones correctivas o afirmativas.

Tu pasado es sólo una biblioteca de archivos con el registro de las cosas que has hecho. La emoción inherente es algo que tú has agregado. Por tanto, al recuperar o “revisar” un archivo de memoria en busca de pistas que pudiera ser la clave para tener en cuenta en un momento de decisión aquí en el momento presente, asegúrate de dejar de lado la emoción. Si no se hace esta depuración emocional, entonces estas revisiones tendrán resultados funestos y afectarán negativamente las decisiones del presente.

Forma # 3/7

Flexibilidad con relación a las Expectativas cifradas en el futuro:

Por favor, trata de revertir las sobre expectativas del futuro.

¿ Es tu futuro algo avizorado por ti.?

¿ Vas hacia el lugar que tu has decidido trasegar, situado en el futuro?

¿ Acaso vas hacia el alcance de una meta propuesta por otra persona diferente a ti, que posiblemente tiene autoridad e influencia sobre tu vida?

¿ Lo que estudias, lo que haces, realmente te hace feliz?.

¿ Pretendes controlar el futuro de otras personas subordinadas a ti?

¿Acaso se te fue la mano con el propósito a futuro y la tarea está resultando demasiado ardua e insatisfactoria?.

Para resolver estos interrogantes y otros más es muy útil el cambio del punto de observación y de actuación. En todas las frases citadas arriba hay inmerso un patrón de miedo y la base fundamental es el desconocimiento y la no preparación.

Lo primero por hacerse en este sentido es que si el miedo está inducido por una expectativa de daño, o de anticipación a las cosas malas que nos pueden llegar a suceder en el futuro, entonces el nuevo patrón de pensamiento y de afirmaciones que se debe estimular, es desarrollar “la espera” en el sentido de que auspiciamos que tan sólo sucedan cosas buenas. Así, el miedo se disuelve.

Es un cambio de posición de percepción de la realidad: Así que en lugar de esperar a que tus subalternos esperen cosas malas, aliéntalos a esperar buenos resultados.

Revertir las expectativas del futuro se logra, sobre todo, acercándonos a procesos reales, tangibles, a la vez que nos apartamos de la imaginación o de la adivinación. Para eso obtendremos o elicitaremos los recursos necesarios.

Sabiendo que los recursos deben anclarse para ser activados en los momentos cruciales. Según los vayamos necesitando y en forma consciente.

Sé que por ahora es un poco confuso todo esto, pero más adelante tendremos varias páginas de este blog ilustrando a qué exactamente nos referimos cuando hablamos de recursos y de anclajes.

Hasta Pronto Ingresarios.

Jose Edgar Castaño

0 Comments

Leave a Comment

Bitnami