Domingo, 13 Octubre, 2019

Espero llegar a ser “recordado” por esta frase profundamente cuántica.

La misma está inspirada en la intención de rescatar el adecuado y más conveniente sentido de una de las frases bíblicas que al haber sido traducidas del Arameo al latín, en el siglo V d.C, presenta distorsiones por efecto de variadas interpretaciones. Se nos ha propuesto que la aceptemos en el siguiente sentido:

“No hagas a otros lo que no quieres que los otros te hagan a ti” .

Y algunos derivados de la misma interpretación en manos de teólogos y eruditos a lo largo de la historia desde entonces:

“ No pienses en hacer a otros lo que no quieres que te hagan a ti”

“Tengo que evitar hacerle mal a las personas ”

“ ¡Debo portarme bien, porque si no…!

“ No desees para otros lo que no quieres que los otros deseen para ti”

“Y como queréis que hagan los hombres con vosotros, así también haced vosotros con ellos” * • Luc 6(31)

Hay otras variantes de interpretación; y todas pretenden significar obviamente una misma idea “bien intencionada”. Sin embargo, estas formulaciones lingüísticas presentan unos francos contrasentidos cuando tratamos de mantenernos en el ejercicio de observar, de interpretar, experimentar y responder a las cosas, con un enfoque más contundente y explícito que es, fundamentalmente, de lo que trata este blog de Facilitación Mental Cuántica.

Por lo tanto, me permito, al experimentar la realidad desde el punto del “observador activo”, mostrarles cual ha sido el proceso de aplicación del metamodelo del lenguaje, sumado a una modesta comprensión personal del pensamiento cuántico, para llegar a la creación de la frase colocada al encabezamiento de esta publicación:

2
“ Pienso en crear para los otros la realidad que deseo que los otros pensaran crear para mí ”

1º. El primer principio resulta de ubicar esta recomendación contundente en el contexto de la conSciencia, y puede ser visto como espiritual. De esto resulta la eliminación de los siguientes verbos y sus derivados: “ tener ” , “ hacer ” , “ deber ” , y sus derivados gramaticales.

Las acciones sugeridas por estas palabras nos ubican en el campo determinista del lado operativo de una mente dual, encajonada en la falsa creencia de que nos corresponde, como respuesta a las innumerables vicisitudes que nos plantea la vida, “hacer” una u otra o una enorme cantidad de cosas.

Además, con carácter impositivo, como resultado de la expresión de una creencia externa: “ Ahora tienes o debes hacer esto o aquello …”>> o, como manifestación de una creencia interna: “ Ahora tengo o debo hacer esto o aquello … ” >> .

Particularmente me ha ocurrido en la relación con clientes y pacientes a lo largo de más de 38 años de vida profesional en el campo de la salud, de la rehabilitación especial y de los programas de entrenamiento en los procesos de Neuro Facilita ción, que…aquellos acostumbran a hacerme una pregunta similar al finalizar las fases de investigación y concreción de sus estados limitantes:

“Y ahora qué tengo que hacer … ” . ” Y ahora qué debo hacer … ” .

La verdad que conviene descubrir aquí dentro de esta trampa conceptual es la siguiente: Que todas esas formulaciones del pensamiento con el uso intensivo de estas palabras son esencialmente “duales”. Su inoficiosa pertinencia se coloca de relieve cuando aplicamos las contra preguntas del metamodelo del lenguaje: Observemos sus efectos y derivaciones:

“Y ahora qué tengo que hacer … ” . ” Y ahora qué debo hacer … ” .

– ¿Tengo? – ¿Debo? – ¿Quién lo dice…?

Cuidémonos de procesar pensamientos con estas palabras usadas de esta manera. Y recordar que cuando nos demos cuenta de que las estamos usando es porque en ese momento estamos operando con una conciencia dual, limitada y estrecha. De esta manera, al darnos cuenta de ello, siempre estaremos en libertad de acceder rápidamente a una posición de Observador Activo más conveniente y poderosa.

2º Pensar. Se nota que la frase depurada cuánticamente comienza con la palabra Pienso.
3
Es definitivamente conveniente que así sea. Dado que lo primero que se produce cuando tenemos la intención de ocasionar un efecto en el campo, en la realidad externa o interna, es “un pensamiento, una idea, un concepto, una opinión”. Todas son, aparentemente, sutiles e inofensivas palabras”.

Pensar, en un contexto de pensamiento determinista, es una “cosa muy intangible, volátil y desprovista de poder por sí misma”. De paso no es ni siquiera censurada porque todavía no ocasiona ningún efecto sobre los demás. No somos vetados por solo “pensar en vengarnos de alguien a quién le atribuimos algo malo que nos pasa”. No hay frente a quién quejarnos dado que se considera que no ha ocurrido, todavía, ningún incidente. Y esto sucede porque se cree que los pensamientos no tienen poder.

Por el contrario, en el contexto de una realidad cuántica, los pensamientos son energía, y además son muy poderosos. Una vez que creamos pensamientos, ellos ya están dotados de una energía y de un gran poder “en un tiempo imperceptible”. Con el solo acto de crearlos en la mente ya están comenzando a tener un efecto en nuestra realidad. Y, cuando los expresamos y lanzamos fuera de nosotros, se pierde nuestro control sobre ellos. Ningún pensamiento se disipa o se pierde en el espacio. Es más, es ya un potencial creativo , lleno de información y de energía, y va a manifestarse posteriormente en el campo unificado. Va a ocasionar un efecto “en la dirección de la intención con la cual fue creado”. Y para ese instante de “manifestación de su potencial creativo”, nosotros, sus creadores, ya no tenemos control sobre ellos.

Como consecuencia de esto, si el pensamiento estuviera relacionado con la bondad, la benevolencia, la empatía, la colaboración, la solidaridad, la paz, la capacidad, etc., etc., entonces, bienaventurado sea su creador.

Y si hubiese sido un pensamiento negativo y contradictorio…producirá una singularidad en el campo cuántico que nos afectará finalmente y afectará inexorablemente a otros. 3º. Creación vs, fabricación de soluciones:

Es super importante tener bien claras las sutiles distinciones entre estas dos palabras.

El termino fabricación de algo como, por ejemplo, fabricar un artefacto para solucionar necesidades de la gente o algo que facilita una acción o experiencia, es un término muy dualista.

Lo mejor para entenderlo es un ejemplo: Una ama de casa a quién los detergentes que usa en el aseo de su casa le comienzan a producir una alergia en sus manos, decide colocarse guantes para evitar la exposición a estos elementos tóxicos y evitar así la reacción del cuerpo. Quién se ha inventado los guantes y quienes los han venido perfeccionando: no están solucionándole el problema a la señora que sufre ahora una reacción que se denomina “alergia”. Simplemente están fabricando una solución que deja sin resolver la verdadera causa que produce esta reacción: Esta alergia es una manera que el campo de la consciencia tiene
4
para manifestarse ante esta ama de casa y recordarle que no debe usar detergentes contaminantes del medio ambiente. Lo que sucede es que esta señora no comprende como funciona sutilmente el universo, que trata de enseñarle a través de una reacción de su cuerpo, un comportamiento de índole ecológico conveniente. La fabricación de soluciones es una cuestión dual, limitada y determinista. Estas fabricaciones nunca van a solucionar en el trasfondo a los problemas que enmascaran durante un tiempo: en corto plazo, al quedar desactualizada su funcionalidad, pasaran a depósito de los objetos obsoletos.

En contraposición a esto, y con alcances de mayor poder, está la creación de soluciones. Cuando creamos una solución a algo, involucramos la intuición, el intelecto, la imaginación y nos adentramos en el ejercicio de una coherencia radical con el fin de generar no una sino las mejores soluciones imaginables posibles. Y se termina generalmente ante resultados que no solo enfrentan bien a una puntual necesidad, sino que desbordan sus beneficios a un espacio de comodidad y confort superiores.

4º Formulación de la frase desde la posición del Yo, y sin que se note el “Yo” para generar la responsabilidad por lo que se crea como pensamiento y o sus inexorables efectos.

Es fundamental no hablar de los demás, no adivinar sus pensamientos ni invadir la privacidad de sus mentes. Cuando pareciera necesario hablar del “otro”, entonces lo vamos a hacer con “referencia a mí”, y en presencia de él.

Recientemente alguien, sin proponérselo, me enseño una gran lección en este sentido: me encontraba yo inmerso en una conversación dentro de un pequeño grupo de personas, y versábamos espontáneamente sobre temas variados. De pronto surge un juicio de una las personas del grupo que afectaba la “dignidad” de alguien que no estaba presente. El Maestro en esa ocasión, una persona que yo no conocía muy bien, ha levantado la mano y ha dicho categóricamente:

“Disculpen, pero no es Mi estilo hablar o permitir que se hable mal de una persona cuando ésta no está presente; así que tienen dos opciones. O dejan de hacerlo o me disculpan, pero Yo decido dejarlos ahora, a pesar de que lo estoy pasando muy divertido con todos ustedes que son, para mí, magníficas personas”.

Apreciados lectores: nuevamente la frase por la que espero ser gratamente recordado entre ustedes.

“ Pienso en crear para los otros la realidad que deseo que los otros pensaran crear para mí ”

Tengo la premonición de que este era el genuino sentido con el cual una frase similar fue expresada por un Sabio hace más de 2.000 años de historia.

¡Hasta pronto Ingresarios!

Jose Edgar Castaño

0 Comments

Leave a Comment

SÍGUENOS

INSTAGRAM

Advertisement

img advertisement
Bitnami