Domingo, 13 Octubre, 2019

FLAME IN THE MIND *

(Un fuego en la Mente).

Parte 2/2

Por José Edgar Castaño

Neurofacilitador

 

Los doctos de la lingüística reconocen en el pueblo Cherokees dos alfabetos, uno de ellos para los temas ordinarios y el otro un alfabeto sagrado. Este hecho de “poder encender una llama en la distancia por fuera de nosotros con la sola participación de la mente”, sólo era posible dentro de los espacios “sagrados”. Sin más, estos espacios se corresponden con los territorios psicogeográficos en donde la empatía y en general la información ancestral había sido producida y asentada: estamos hablando de una posesión en el espacio tiempo de la información Epigenética.

El camino sagrado permitía la comunicación integral entre el mundo visible y no visible, o sea, de las energías vitales y seres o entidades espirituales, siendo la telepatía, el sentir con el corazón, el percibir más allá de lo comprensible, natural en su esencia del ser. La comunicación a través de los sueños era parte importante del camino sagrado.

Hasta aquí estas anotaciones curiosas sobre este pueblo antiquísimo y su forma de pensar, retomadas de las publicaciones por parte de Rolling Thunder, chamán contemporáneo Cherokee.

Son muchas las similitudes entre este proceso de mentalidad Cherokee y la actual tendencia de la Mentalidad cuántica, con el tema de la multilocalidad de las partículas y el desdoblamiento del espacio tiempo inspirados en los trabajos de Jean Pierre Garnier Malet hace más de 20 años…

¿Entonces, será posible prender una hoguera en la distancia por fuera de nosotros con la sola participación de la mente?

Hace menos de 10 años se logró “rejuvenecer un trozo de metal oxidado en un laboratorio de física”: se le hizo regresar en el tiempo a un estado anterior de “coherencia molecular”; es decir, se reorganizó molecularmente al mismo estado en que estaba unas semanas atrás, antes de que fuera afectado por el oxígeno como agente oxidante. Como condición de la ciencia, este hecho debía ser verificable y repetible en otros laboratorios, y así ha sido. Por lo que ya no hay discusión sobre esta posibilidad ahora realidad de que sí es posible regresar en el tiempo, al fin y al cabo, en el campo cuántico esta variable del tiempo no funciona de la manera ordinaria como veníamos entendiéndola.

Y sus implicaciones sobre la longevidad humana: ¿podremos regresarnos al pasado y rejuvenecer la piel, y los órganos? Va a ser difícil. Lo que sabemos en este momento es que para que esto sea posible se debe regresar a un estado de absoluto orden y coherencia de todo el cuerpo que se desea rejuvenecer.

Un estado de absoluta coherencia molecular es posible pensarse para un trozo metal, pero más difícil de obtener en los conjuntos intrincados de moléculas complejas como las que componen nuestra biología, en un entorno cibernético muy dinámico por lo demás. No obstante, ahí está la probabilidad en el campo unificado en donde todo es posible.

“Flame in the mind” es el nuevo concepto que hoy proponemos para la comunidad de Ingresarios inquietos, ese selecto grupo de gente joven y muy curiosa para quienes los viejos conceptos psicológicos relacionados con la alegría, la intención y la motivación ya no les causan acción.

Que bueno sería aproximarnos a la comprensión de esos campos fractales, en esos instantes en que las ondas cerebrales transversales y longitudinales, una larga y otra corta en a la exacta relación el segmento áureo de Da Vince, se anida una en la otra, y se fusionan y generar nuevas ondas tridimensionales, parecidas a una piña, llenas de luz “fría con altísimo contenido de energía creativa e intuitiva, contenida en nuestro espacio mental interior”, aunque desarrollando la nueva habilidad de encender objetos por fuera de nosotros, situados en la distancia.

El reto del dia de hoy en los laboratorios de física y mecánica cuántica es: Lograr controlar la temperatura de los cuerpos, en la distancia. Así que al involucrarnos en este nuevo paradigma del “Fuego en la Mente”, superamos el ordinario y un poco pueril de la “motivación”, y nos encarrilamos en el mismo sentido de la investigación científica del momento que nos corresponde vivir en este hermoso planeta.

Ingresarios, hay que trabajar para entender estos procesos psicobiológicos, para ponerlos en práctica y avanzar en la experticia de encender la llama en la mente.

El reto actual de psico biología – y en especial para la física- es prender y controlar el calor a distancia de nuestros cuerpos.

Escalar este reto, a la manera como los ancianos ilustres Cherokees lo hacían en un acto de absoluta transcendencia, será el objetivo al ser Ingresarios o de continuar como oficiales o empleados.

La próxima semana: Implosiones, Parte 1 de 2: La manera como el universo inicia la expansión en sus implicaciones en la configuración de los estados de coherencia. No es exactamente explotando los conocimientos como nos expandimos en conciencia, Primera hay una implosión y de ese tema trataremos en las dos próximas semanas. Además, porque el proceso “implosivo” es la base cuántica del colapso de las representaciones mentales o estados de interferencia neuro emocional en los seres humanos. El objetivo del proceso neurobiológico no es tanto el de colapsar un estado interferente sino el de ocasionar su implosión, de cuyo resultado, después hay una super nova.

Hasta pronto Ingresarios…!

Jose Edgar Castaño

1 Comment

Mirza Hernández Septiembre 22, 2019 at 6:29 pm

Excelente artículo

Leave a Comment

SÍGUENOS

INSTAGRAM

Advertisement

img advertisement
Bitnami