Domingo, 13 Octubre, 2019

FLAME IN THE MIND *

(Un fuego en la Mente).

Parte 1/2

*Inspirado en Dan Winter, Físico y Psico biólogo, Un nuevo concepto en apogeo: la Negentropia

Por José Edgar Castaño

Neurofacilitador

 

Cada una generación de personas va conformando unos paquetes de auto definición en cuanto a interpretación, manera de observar los hechos y la manera de responder a los mismos.

Para los Millennials y para quienes los suceden, el tema de la vocación o de la motivación para impulsarnos a nuevos emprendimientos tiene una connotación un poco diferente a la propuesta por la psicología. De hecho, “los adolescentes y muchos de los universitarios jóvenes de hoy ya no comen cuento con vocablo. No logra inspirarlos de manera radical como para decidirse a cambiar o a iniciar en forma consistente nuevos proyectos.

Aun así, la famosa motivación, determinada como el “motor interno que al entrar en ignición es capaz de hacernos mover en un sentido a pesar de cualquier obstáculo”, sigue siendo vigente. Lo que parece suceder es que su comprensión intelectual ha cambiado en los últimos 30 años de manera importante, dado que no se trata de solo un concepto psicológico. Actualmente debe observarse e interpretarse desde una posición cuántica: la psicobiología, un campo en donde confluyen, por fin, la física y la biología fundamentalmente. Ha nacido un nuevo vocablo – como era de esperarse, porque a veces es necesario crear palabras nuevas – : la Negentropía que, si debe definirse, es esa aportación unificada de los descubrimientos y el estudio de los fenómenos limítrofes entre el campo físico y el universo biológico. Bruce Lipton suele mirarse como el iniciador de la biología cuántica. No obstante, faltaba esa conexión entre la vida y las matemáticas, magnitudes que son inseparables dado que integran el mismo campo unificado de las infinitas posibilidades.

Es innegable que las ciencias avanzan a una velocidad casi inimaginable. Se aportan en las distintas publicaciones no menos de 3,800 nuevos artículos reveladores de datos nuevos o renovados acerca dela física y de la biología, cada nuevo día ¡

Los campos fractales (The fractal Field,) el “Plasma generado en las fusiones escalares”, que por ejemplo en el campo del entendimiento del cerebro viene a replantear todo lo que conocíamos acerca de las ondas eléctricas cerebrales, es un hecho y sus implicaciones son verdaderamente desafiantes y esperanzadoras. Y la ciencia nuevamente nos conecta con los genios del pasado, como Leonardo Di ser Piero da Vinci (1452-1519), con su descubrimiento de las proporcionalidades estéticas basadas en la figura del segmento áureo, base de la geometría elemental.

Este elemental concepto geométrico de da Vinci es la base para el entendimiento proporcional y estético de sus obras, tanto arquitectónicas como dibujos, pinturas y esculturas.

Y actualmente se reconoce una proporcionalidad del segmento aureo en “todas las configuraciones fractales” que la naturaleza y el cosmos nos proponen todo el tiempo cuando se observan tantos fenómenos tan diferentes. Y, sobre todo, para mi gusto personal desde la perspectiva de neurobiología y de la medicina en general, me resulta sorprendente el siguiente descubrimiento: “Las ondas alfa y theta del cerebro, generadas fundamentalmente en el hemisferio derecho, y que parecen ondas muy diferentes, están, realmente concatenadas en una exacta relación de “segmento aureo”: es decir que una onda menor contiene a la mayor. Este fenómeno se llama en la física cuántica “anidamiento de ondas”. Así que una onda menor encaja perfectamente en una mayor o viceversa, y no se anulan superando el concepto de fases de ondas cuando la concepción de interpretación de las ondas cerebrales era todavía lineal. Estas ondas cerebrales no solo son tridimensionales, sino que interactúan para más, par aun plus, no para su colapso o interferencia.

Por otro lado, sorprendente, además, las ondas de los registros de electroencefalografía (actividad eléctrica superficial del cerebro) y las ondas de los electrocardiogramas (ondas eléctricas supercifiales del corazón), están en una exacta relación fractal con relación al segmento aureo descubierto también por da Vince. Las ondas generadas por el corazón anidan adecuadamente a las cerebrales, dentro del campo unificado fractal del cuerpo.

Las ondas cerebrales, entonces, no actúan separadamente: Mientras unas son de configuración tridimensional transversas, las otras son de configuración longitudinal. Al fusionarse (al auto implicarse, es decir, centrípetamente y sintrópicamente, o sea con la energía hacia adentro y no hacia afuera, es decir), generando un fenómeno implosivo, se generan una nuevas ondas muy complejas – ya claramente detectadas y registradas, “capaces de prender fuego dentro de la mente y capaces de prender una “hoguera o llama, en a distancia, por fuera de nosotros”. –

Estas nuevas ondas de fusión y generadoras de “plasma”, tienen en general una forma de “llama”, y de ahí su denominación de Flame in the Mind. No se trata de imaginar una llamarada caliente dentro de la cabeza. Entre otras cosas porque una de las características de estas nuevas configuraciones fractales subsecuentes a la fusión de ondas transversales y longitudinales cerebrales, son de tipo “frío”.

Lo más extraordinario es que las investigaciones de psicofísica (escuchen este nuevo oficio: psicofísica), superando la concepción dualista de que o psíquico y lo físico eran irreconciliables-ya llevan cerca de 25 años estudiando estos fenómenos.

Entre “la gente del principio del tiempo”, los antiguos indígenas norteamericanos, los Cherokees, se tomaba como una clara señal de madurez emocional y de haberse alcanzado la sabiduría propia para ejercer como curanderos, brujos o consejeros mayores “iluminados”, la capacidad de “encender una hoguera situada a la distancia, por fuera de ellos, con el sólo esfuerzo de la mente”. Para el reconocimiento de este hecho, nos estamos situando en el siglo XVI. Este pueblo, de piel color cobrizo, fue encontrado por Hernández de Soto expedicionario español en 1540, constituyéndose en el primer “contacto con el hombre blanco”.

Era una nación muy extensa que abarcaba cerca de seis estados actuales de la composición geopolítica de los Estados Unidos de América. Era una sociedad Matriarcal por excelencia, en donde la mujer era la dueña de la casa y tenía el derecho de seleccionar al hombre que sería su esposo, pudiendo inclusive convivir con él durante un tiempo y, al final aceptarlo y casarse con él, o descartarlo sin necesidad de dar muchas explicaciones. El respeto por la madre tierra y por “todos los seres vivos” era muy profundo. La percepción de la justicia tenía entre ellos un gran sentido, al igual que el perdón y el amor, conviviendo en el Gran Espíritu de toda la energía Universal.

Jose Edgar Castaño

0 Comments

Leave a Comment

SÍGUENOS

INSTAGRAM

Advertisement

img advertisement
Bitnami