Domingo, 13 Octubre, 2019

Vamos a introducirnos en el análisis, tanto convencional como en sus extensiones al campo cuántico, de esta emoción tan poderosa, que parece no poderse desprender de la vergüenza, a la que está generalmente unida de forma muy fuerte. Se llega a la apreciación de que no es posible definir una sino está la otra también presente.

Es,en síntesis, un efecto de la proyección que una persona hace sobre el campo, de un contenido “problemático” que involucra al otro – de manera errónea- en cierto asunto, con el cual no tiene nada que ver, y se le hace sentir como el “responsable” de sus efectos en mí, para obligarlo a que piense, haga, diga, sienta y expanda “lo que yo quiero que el haga”. Es por tanto, un mecanismo con un señuelo que es pura manipulación generada en “oscuras pretensiones inconscientes”. Suele ocurrir en modo automático, aunque con el tiempo se llega a aprenderla y a usarla de forma conciente y deliberada para afectar irracionalmente a otros.

La Culpa: Otra emoción apocalíptica, tan común como el acto de respirar.

Continuando en la comprensión de que “toda emoción interferente cumple una función benéfica en nuestras vidas”, vamos a revisar entonces:

El Propósito de la Culpa

Es un auxiliar para reforzar el alto desempeño dentro de “ La estrategia de 7 Claves para la correcta formulación y el cumplimiento correcto e “irreSístible de objetivos o estados Meta (“A futuro”)”.

Y viene a afectar concretamente los puntos 4 y 5 de Estas Llaves Maestras.

Los argumentos y las bases de esta metodología provienen de las formulaciones de la Programación Neurolingüística – PNL- a las que hemos agregado algunos aderezos que la vinculan ahora más al campo de actuación cuántica en donde el observador afecta lo observado y se transforma en esta interacción natural recíprocamente.

Es así como la “culpabilidad” está diseñada, desde el campo cuántico, para ayudarle a seguir un estándar moral, ético y ecológico.

Sirve para motivar a alguien a reparar cualquier daño que haya producido o causado cuando hubiese caído por debajo de estándares bio-ecológicos. También tiene una extensión “meta” porque trabaja para prevenir futuros errores de juicio o interpretación y de actuaciones, con el fin de reparar errores situados, naturalmente, en el pasado. Es así como afortunadamente funciona el campo cuántico: Este permite, de forma autosustentable, la expansiona de aquellas acciones formuladas de forma Positiva e Intencionadas para el mayor bien resultante posible de todos sus implicados y de su entorno. Deseamos para que se vuelva realidad lo que genuina e intencionalmente se proyecta en la dirección del crecimiento y del bien para todos.

Condiciones que desencadenan la culpa

Para que experimentemos la experiencia de sentirnos culpable de algo, deben cumplirse las siguientes condiciones relacionadas con el “Ser”:

1. Que sea un estándar aceptado de comportamiento.

Esto puede, en consecuencia, ser:

a. Un estándar o patrón Interno:

“ Me permito caer, me dejo caer en…” >>

b. Un estándar impuesto externamente:

“ Me has decepcionado ” , “ Tú nos has decepcionado…” >>

2. Que sea un comportamiento que cae por debajo de esos límites o que infringe o viola ese estándar.

3. Algún tipo de problema o daño que haya sido causado.

Cuando nos referimos a un “estándar aceptado internamente” nos referimos a un código o acuerdo de buen comportamiento extraído de una sólida formación soportada en valores y creencias posibilitantes, muy pero muy fuertes, tanto que, si hago algo en contravía de esos principios – y aunque nadie me haya visto hacerlo, igualmente experimentaré la temida emoción de vergüenza por causarlo. Es un indicador desde la consciencia, proyectado sobre la pantalla del cuerpo, de nuestra estructura neurobiológica, que nos informa que “vamos en contravía, que estamos cometiendo una violación y que por tanto nos apartamos temporal o definitivamente del camino que hemos decidido recorrer en la dirección de un propósito “meta” en la vida.

¿ Has experimentado, alguna vez, esa emoción situada en tu cuerpo, proyectada hacia adentro – para que tú te des cuenta de algo-, y hacia fuera – para que sea visible a los demás-, de un “malestar por vergüenza” en donde involucramos una acción inapropiada según los propios sistemas de valores y de contención?. A mí si me ha ocurrido y les aseguro que no es nada agradable.

Un estándar puesto externamente es la Culpa que se inclina hacia la vergüenza. Ahí es dónde se adopta la opinión de los pares de lo que el estándar de comportamiento es: Será genuino y colaborativo en el proceso de transformación necesario para cambiar las situaciones de tu vida y obtener nuevos y mejores resultados en lo que decidas hacer, y será profundamente inadecuada y peligrosa si se dá que, y siempre y cuando sus compañeros u observadores externos no se den cuenta de lo sucedido, sea para tí posible que no te sintieras avergonzado y culpable por haberlo causado.

Esto es sumamente importante porque las pequeñas violaciones a estos finos, elegantes y estrictos procesos de comportamiento, harán activar a los diferentes saboteadores que aflorarán perturbando de forma conveniente – para ellos, ya que es su función-, tus “ discordantes resultados actuales al tratar de ir por ciertos caminos o senderos de tu destino en forma incoherente.

No creas que estas a salvo de algo incongruente que has provocado como violación a tus propios principios: Porque, pasado un tiempo “y si alguien sabe”, el hecho de que saben podría activar la condición de la culpabilidad aunque al inicia la hubieras disfrazado etéreamente.

Entendamos bien este principio: Culpa y vergüenza se producen si te dejas caer –interna o externamente- por debajo de este estándar de comportamiento. Si te mantiene sobre él, estas emociones no vendrán a destruir lo que estas haciendo en el momento. Y continuarás fluyendo creativa y fácilmente en la dirección de tu Estado Meta.

Si faltara uno de los 3 puntos anteriores, es improbable que se evoque fuertemente la culpas o la vergüenza.

Así mismo, la calidad del daño necesario para cumplir las tres condiciones anteriormente citadas, no tiene que ser siempre “real”. Nos afecta igualmente en el campo virtual que es el sistema operativo de la consciencia.

Podría ser algo tan aparentemente simple como el hecho de tratar a otra persona injustamente. El daño es el ataque del “estatus implícito”, ( “…vales menos que los otros…” ). Y ocurre incluso si la persona no tiene ni idea de qué está sucediendo en la mente de quién produce el atropello.

Todos sabemos que la culpa se agrava cuando hay testigos. Cuánto más importantes sean los testigos, mayor cantidad de culpa y vergüenza se experimentará como emoción interferente.

Las Consecuencia de la Culpa

Pregúntate ahora: ¿Qué te hace sentir culpa, que te hace culpable ?

¿ Qué haces que te haga sentir tan mal? .

Tan mal que querrás adelantar algunas acciones para reparar y calmar estas emociones perturbadoras del estado de paz y equilibrio de la consciencia.

Si las personas no arreglan los daños que han causado, la culpa podrá atormentarlos por toda la vida. También pueden experimentar sentimientos de negación porque es más cómodo creer que cualquier falta no fue “mi culpa ”-, a aceptar que sí. Validan de esta manera su incorrecto comportamiento dentro de un menú de normas demasiado “flexibles”.

Usada con precaución, la culpabilidad puede ser un gran motivador como una fuerza para el bien. Al igual que con la ira y el odio, asegúrese de que haya una liberación al final de la misma para que la persona termine en un mejor lugar respecto al estado inicial, antes de cometer el hecho gravoso. Lo que se ignoran es que, los “pesados pensamientos que vienen sin permiso y de forma insistente a la pantalla de sus mentes”, poco a poco podrían aparentemente disiparse y de pronto descubrir que ya nos los afectan: craso error, ya que estos paquetes de infoernergia – que nunca se pierden ni disipan ni se destruyen, solo se transforma,- ahora van a ocupar posiciones dentro del campo neuro biológico de la persona y seguirán expresándose a través de síntomas generalmente discordantes con relación a la calificación de enfermedades, más bien como asuntos relacionados con su consciencia. Algo así como estados “psicosomáticos” confusos frente la mirada de los médicos y sanadores.

La proyección y expresión sobre la pantalla del cuerpo de estos estados de incoherencia en el mundo interno –bio ético y ecológico- explican el 85% de los motivos de consulta a diario en los consultorios de los médicos en el contexto de la medicina Oficial. Estos consultantes, clientes y pacientes requieren sobre todo ser escuchados, e informados de los procesos que realmente ocurren en su campo de consciencia, más que la formulación de medicamentos y la realización de terapias y de la mayoría de los procedimientos quirúrgicos que actualmente se hacen dentro de la industria de la salud, en el fructífero pero incomprendido panorama de las condiciones o enfermedades degenerativas.

Buscando el sentido de utilidad a la culpa:

Sería intrascendental haber revisado este tema, tan común y mal interpretado, si no ilustráramos algunas maneras de poner estas emociones al servicio de nuestras vidas. Lo que significa que ahora vamos en la dirección de su función o beneficio:

1º. La culpa puede ser usada o abusada.

Tengo curiosidad aquí por saber si a usted amigo lector le sorprende este postulado.

En lo que respecta al abuso y al uso de la culpabilidad, puedo decirles que es probablemente la herramienta más común de control dentro de las relaciones extra personales, extendiéndose al campo de las estructuras familiares, dentro de ciertas religiones, e incluso dentro de algunas organizaciones empresariales.

¿Cómo funciona ? Es simple: Haciendo sentir a las personas muy mal o culpables o avergonzadas por no ser lo suficientemente buenas, por no hacer las cosas correctamente o por dejarse caer por debajo de un cierto estándar de conducta conveniente.

Eso deja a la persona en una posición donde están constantemente tratando de compensar los supuestos daños que han causado. Y mientras están tratando de compensarlos, hay una motivación masiva para seguir las irracionales instrucciones que les da la persona que está abusando del sentimiento de culpa que corroe a sus consciencias; ( Recuerden que nosotros mismos somos subalternos en el territorio de la mente Incosciente que delinea nuestra directriz ética y ecológica, con decidido poder y muy por encima de las motivaciones de la mente Directora o conciente).

Entiendo que existe, por ejemplo, en el Reino Unido un fenómeno relativamente reciente llamado “chuggers”, una palabra inventada para aplicar a los manipuladores y “asaltantes de la caridad”. Estas son personas que se le aparecen a la gente en las calles y agresivamente tratan de hacer que donen dinero para una “supuesta” causa digna.

Lo vemos en nuestros países latinoamericanos, en las grandes ciudades cerca a los cordones de los suburbios de pobreza, que en los semáforos los ciudadanos son obligados a donar dinero a personas que agresivamente les solicitan su colaboración, pero que al mismo tiempo demuestran su instinto animal y su disposición a prodigarle a usted o a su vehículo un daño físico si no se atiende a sus solicitudes.

Siguiendo con los “asaltantes de la caridad”, el fenómeno ha sido estudiado en el marco sociológico con algunas de las siguientes deducciones después de su análisis más objetivo a través de la psicología y antropología social.

Siempre llevan una carpeta que muestra fotos de lo horrible que es el mundo y cómo son ellas las únicas personas que pueden ayudar. Pero no pueden ayudar a menos que usted les dé el dinero para poder hacer lo que hacen. Inducen a una percepción falsa de niveles masivos de culpa y a veces de vergüenza dado que “hay otro” ser humano ratificando su culpabilidad ( y son obviamente estos mismos manipuladores). Es por eso que funciona tan bien su táctica, además porque el material sobre el cual producir emociones de culpa, abunda en nuestros días.

2º Usar la culpa:

¿ Cómo usar la culpa?. Es la táctica de persuasión “natural” más comúnmente usada en las relaciones inter personales. En una gran manera de motivar a alguien para que se convierta en una persona mejor y se comporte más adecuadamente en el futuro. Es ese uno de sus propósitos principales: asegurar una mala experiencia sensorial y emocional en el cuerpo para desestimular al sujeto a que cometa los mismos errores de nuevo. Y aquí se advierte la participación de los mecanismos de la mente inconsciente que “ tratará de dirigir al individuo” por senderos que lo acercan al placer y lo alejen del sufrimiento.

También puede usarse la culpa para impulsar la corrección de un error o para reparar el daño que una persona haya producido con su comportamiento o con sus acciones. Una manera de deshacerse de la sensación de culpabilidad es hacer alguna forma de penitencia para superar los problemas que se han creado. Obviamente dura muy poco y la emoción de culpa se reactiva porque realmente no ha sido colapsada.

Reemplazar artificialmente un contexto dentro de una experiencia, a través de producir la sensación de culpa en la gente, puede cambiar resultados. He aquí un ejemplo sutil y elegante de “cómo usar la culpabilidad para influir una decisión o actuación más madura y congruente”.

Un funcionario gubernamental muy convincente, una vez persuadió a todo el gabinete a imaginar que sus familias, amigos y niños los estarían observando cuando fueran a votar en unas elecciones. Fue un golpe genial: Los escrutinios dieron resultados muy trascendentales y beneficiosos para la mayoría. Si tu crees que toda tu familia te está observando, vas a votar de una manera desinteresada y ética.

3º Cómo disolver la culpa ?

La culpa se disuelve de dos maneras posibles y, por lo general, combinadas.

a. Reparación:

Una simple disculpa es una forma de hacerlo. Pudiéramos dar, además, un regalo, un servicio que ofrecer o inclusive dinero o servicios de ofrenda. Esto demuestra la genuina intención de reparar el daño que se ha causado.

Cuando una disculpa o una reparación no es posible, una limpieza simbólica puede funcionar como es el caso de “solicitar perdón”, ya en un terreno más espiritual.

b. Aceptando y adoptando la lección, desde el corazón .

Y no desde la lógica, porque es posible que desde este punto de observación no encontremos ninguna justificación para disculparnos o para reparar. Sin embargo y si se hace, esto libera la necesidad que la “emoción de la culpa” tiene para seguirse manifestando en nuestro camino de manera interferente y persistente.

¿Que pasa cuando no se puede repararar a un individuo que ha sido afectado por nosotros y cuando, por tanto, desarrollamos culpabilidad?.

Tal vez suceda que el tiempo ha pasado, o que haya la circunstancia de que es imposible contactarnos con esa persona:

c. Compensar simbólicamente.

Es así, en casos como éste, usted puede compensar simbólicamente. Hay varias maneras de hacerlo: Por ejemplo involucrándose en actos de caridad, colaboración o mediante actos de bondad que beneficien a colectivos.

Es apenas un ejemplo de lo que se puede hacer cuando no podemos resarcir un daño físico o biológico.

Por favor, y para terminar, sólo recuerden estas dos frases contenidas en esta publicación:

“La culpa nunca debe ser puesta en duda”…y

“La culpa puede ser usada o abusada”.

Hasta pronto Ingresarios.

Jose Edgar Castaño

0 Comments

Leave a Comment

SÍGUENOS

INSTAGRAM

Advertisement

img advertisement
Bitnami